Como cada año hacemos la peregrinación a al Fuensanta, este año pudimos asistir acompañados de los feligreses de la Parroquia San Francisco Javier, residentes, familiares y personal de la residencia. Entre todos hicieron posible que la tarde saliera divertida y muy entretenida conviviendo y disfrutando del entorno inigualable que nos ofrece el Santuario de la Fuensanta