El 1 de Octubre se celebra el Día del Mayor, y este año hemos querido hacer una jornada en la que nuestros residentes volvieran a realizar juegos tradicionales y rememoraran su infancia, pudiendo compartir con los asistentes sus experiencias, sus aptitudes, sus entretenimientos y en definitiva parte de su pasado.

Para ello, se organizaron en los jardines de la residencia distintas actividades tales como:

  • Carrera de huevos
  • Juegos de memoria
  • Tres en raya (elaborado por las propias residentes)
  • Parchís
  • Juegos de destreza
  • Encesta la pelota

Para finalizar la jornada, elaboramos todos los residentes y trabajadores «El Árbol de la Vida» de El Amparo poniendo nuestra huella en cada una de las ramas. De esta manera, siempre quedará parte de nosotros en la residencia, porque aunque pase el tiempo, aunque el otoño llegue a nuestras vidas… nuestro árbol es eterno.

Fue para todos una jornada muy especial. Una ornada para rendir homenaje a nuestros mayores, de quienes cada día aprendemos algo nuevo.

¡Nos vemos el año que viene!